Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.

La Vida - En la introducción al tema “El Amor Sana”, Chiara Lubich subraya que “…Cada aspecto de nuestro vivir, conforme al Carisma que nos ha sido dado, es una expresión de la caridad…”También nuestra vida de trabajo y de compromiso en la sanidad, quiere esencialmente expresar en modo concreto el amor al hermano, para contribuir a la realización del mundo unido, fin específico del Movimiento de los Focolares, y del Movimiento Humanidad Nueva.

 

La vida de los pertenecientes al Movimiento Humanidad Nueva que operan en el campo sanitario, se desarrolla en los Hospitales, en los consultorios, se expresa en las acciones de voluntariado, y involucra estructuras políticas y administrativas en contextos sociales diversos, prácticamente en todas las naciones del mundo. Esta vida, que se ha ido manifestanto en una multiplicidad, siempre articulada, de experiencias e iniciativas, parece poder sintetizarse sobretodo, por el amor al prójimo, que se expresa en el alto valor del servicio a la vida humana en todos sus momentos.
La concretización de tal servicio se extiende proporcionalmente al aumentar el número de los pertenecientes al mundo médico-sanitario, a todos los momentos de la vida del hombre y se confronta con los aspectos técnicos, culturales, legislativos que regulan socialmente su expresión: se han configurado y definido en tal modo ámbitos específicos de acción para cada operador sanitario que compone el mundo de la sanidad de Humanidad Nueva.
“Todos los momentos de la vida humana y otros –continúa Chiara Lubich en el tema- los vivimos en el amor y como amor”.
La vida del hombre es el don con el cual Dios participa a su criatura su misma vida, y de tal dignidad derivan el respecto, el cuidado y el cuidado que sentimos tenemos que dar a la vida humana.
La misma es junta e irreductiblemente, corporal y espiritual.
Por motivo de la sustancial unión con el alma, el cuerpo humano no puede ser considerado solo como un conjunto de tejidos, órganos y funciones, sino como parte constitutiva de la persona que a través de él se manifiesta y se expresa.
Y por esto la actividad sanitaria nunca puede perder de vista la unidad profunda del ser humano, en el cual la interacción de las actividades orgánicas no prescinden de la dimensión afectiva, intelectual, espiritual.
El cuerpo, que en su dinamismo biológico revela a la persona, es fundamento y fuente de exigencia moral. Los eventos biológicos no son indiferentes, y tienen una relevancia ética. Indican, sobretodo al hombre, el orden racional y divino según se regula la propia vida y se dispone del propio cuerpo; por lo tanto a los operadores sanitarios también les señala como salvaguardar el bienestar de la persona y orientar las decisiones y la acción terapéutica.
Las guías del comportamiento en el campo médico-sanitario surgen del campo de la ética normativa que se denomina Bioética. La Bioética recoge los principios y las normas del comportamiento que orientan las elecciones de los operadores sanitarios en el respeto a la vida y a su dignidad, en relación a preguntas y conflictos producidos por el progreso biomédico y de hábitos culturales.
Las elecciones terapéuticas y la responsabilidad médico-legal relacionadas a la fase de la concepción, a la vida prenatal y al nacimiento, a las intervenciones de rehabilitación y de la integración de discapacitados, el reconocimiento del rol social de la persona anciana, la relación entre el médico y el paciente que está concluyendo la propia vida terrena, la fase de la investigación y de la aplicación de los resultados obtenidos, son los aspectos del primer ámbito del mundo de la sanidad que , por sus contenidos, se pensó en llamar “LA VIDA”.
Este es un campo muy rico de experiencias y de acciones y los tres aspectos principales que comprende se les dedican las secciones de los próximos días. A ello pertenecen todos aquellos que, en las diversas realidades socioculturales en las cuales están insertos, se confrontan con la legalidad ética de intervenciones médico quirúrgicas tales como el aborto y la eutanasia, se dedican a la investigación científica, trabajan con y por los discapacitados y las personas ancianas.

El Ambiente
La calidad de la vida del hombre depende estrechamente de la integridad y del equilibrio de su hábitat, en otras palabras, de la relación que el hombre establece con los otros hombres, y con el ambiente natural.
En lo que se refiere a la relación del hombre con la Naturaleza, si bien es inseparable, podemos intentar distinguir dos aspectos: el primero comprende la tutela del equilibrio ambiental, fundado en la conciencia de que todas las cosas creadas “son” Palabra de Dios y tienen un valor intrínseco de bondad y sabiduría, y sobre la visión escatológica que todo el cosmos está destinado a permanecer, aunque transformado, y a formar parte de la Nueva Creación, como también Chiara Lubich explica en su tema.
Estas afirmaciones encuentran fundamente en el compromiso ecológico y en las desiciones para la realización de un desarrollo sostenible para el ambiente. Estos temas son estudiados por aquellos que se dedican a salvaguardar el ambiente del hombre, profundizados de quienes se ocupan en modo particular de la ecología.
El segundo aspecto comprende el uso constructivo de los recursos naturales con el finde satisfacer la necesidad de la vida de los individuos y de la comunidad, que compromete de entrada al operador sanitario. La utilización correcta y racional de tales recursos constituye la prevención primaria, también definida como prevención sanitaria en sentido amplio.
En ella la acción del operador sanitario, en solo un componente del empeño preventivo que toda la sociedad pone en acción. Cualquiera sea la acción preventiva es algo más que un simple acto médico-sanitario: para ser eficaz debe estar sostenida por fuertes motivaciones, requiere de la recuperación y difusión cultural de conocimientos, valores y hábitos que salvaguarden la salud y la educación a ella; la difusión de una concepción sólida de la vida, la formación del consenso político para una legislación de sostén.
Ha sido definido como “Ambiente Saludable” el segundo ámbito del mundo de la Sanidad, y comprende la profilaxis de los riesgos para la salud en la alimentación y en el ambiente, la actividad deportiva y la prevención de enfermedades consideradas sociales, como la toxico dependencia, el alcoholismo, el tabaquismo.
La vida que realiza este ámbito, a la cual no hay una sección dedicada en el congreso, se compone de acciones de voluntariado social para la asistencia a los toxico dependientes, como aquellas que de desarrollan por ejemplo en Irlanda y en Malta; por cursos de educación sanitaria para la prevención de enfermedades de abuso, con la de Punta Arenas, en Chile, donde los pertenecientes a Humanidad Nueva están empeñados también en la realización de un hogar para los niños en edad pre-escolar y de un centro para el diagnóstico de enfermedades infantiles. Comprende todas las iniciativas de prevención alimentaria, como la que se desarrolla en Man, en Costa de Marfil, cuyo objetivo es el de resolver el problema de la mal nutrición infantil mediante el uso de productos locales accesibles a todos (maíz, soja, arroz, madioca, etc), con la colaboración de las autoridades y todas las comunidades locales. La vida que realiza este ámbito deriva sus contenidos en un taller dedicado al conocimiento de los factores de riesgo para la salud del ambiente, como el que se desarrollo en Bs AS, Argentina, en 1997.

La Sanidad
En “El Amor Sana”, Chiara Lubich afirma que, como la vida en todos sus momentos, también la enfermedad y la muerte son dones de Dios, expresión de Su Voluntad y por lo tanto, Amor.
La enfermedad y el sufrimiento no son experiencia que se refieren solamente al componente físico del hombre, sino al hombre en su integridad y en su unidad somático-espiritual y cultural. Quien se ocupa de la persona enferma debe poseer esta visión integral humana de la enfermedad, uniendo a la competencia técnico-profesional la conciencia del significado de la enfermedad y de los cuidados médicos.
Podemos afirmar que el ámbito de acción de los operadores sanitarios está constituido en general, de todo lo que abarcan los términos y conceptos de salud, y también de sanidad.
Por salud se entiendo todo aquello que tiende a la prevención y salvaguarda del estado de bienestar de la persona humana, con el término “Sanidad”, que define el tercer ámbito de este mundo, se entiende todo aquello que contempla la terapia médica, a la organización y a la calidad de los servicios y las estructuras, la programación, la política y la legislación sanitaria. El concepto integral de salud se refleja directamente sobre el de sanidad: la síntesis de las dos constituye el fundamento y el camino de humanización de la medicina.

Teresa Filippi, médico internista

E' online il nuovo sito web HDC!

nuovo sito web HDC 

Downloads - Diverse lingue

Eventi

 

 NoOneinNeed

United World Week

1 - 10 Maggio 2019

 Mariapoli Europea 1

Aim High!

Luglio - Agosto 2019

 centenario Chiara

Centenario - Chiara Lubich

2020

Eventi 2020

United World Project

AMU

Genfest Manila 2018

Genfest Manila 2018

contacto

Asociación MDC
Secretariado Internacional

Via Frascati, 306
00040 Rocca di Papa (RM)
Italia

tel.: +39-06-94798261

 

icon contact

> escribanos

Cerca